En la actualidad,  “ORS” la estrella solar que nos alumbra,  se encuentra en un ciclo de gran actividad, desprendiendo con frecuencia  cantidades considerables de masa coronal.   Tal fenómeno comentado hoy en día  en los distintos  medios de comunicación  trae consigo diversas consecuencias para  la GEA,   no sólo se trata de los  halos de aurora boreal, hermosa danza entre colores y luces que ya incluso se registra más allá de las áreas polares.  Sino también   y tal vez  lo más relevante,   su directa  influencia sobre  las placas tectónicas   terrestres, la actividad volcánica,  los súbitos cambios de clima, los lesivos efectos sobre la infraestructura tecnológica,  las alteraciones en el comportamiento de los  seres vivos,  entre otras.  

El impacto de las tormentas solares  es atenuado cuando se  fortalece  el campo magnético terrestre,   escudo que nos equilibra y  salvaguarda de esta incertidumbre cósmica. Es así, como la práctica de las Runas Hidro Solares de manera significativa pretende  contribuir. Por tanto, es menester  concurrir todos  de forma creciente e insistente en la realización de las mismas y que son documentadas en el siguiente enlace: