EL DESPERTAR DE LA CONCIENCIA: EN LOS LINDEROS DEL CATACLISMO O HECATOMBE

Desde los días que colindan el año 2012 e incluso ya en sus albores,   producciones cinematográficas  y literatura de la más diversa índole con insistida frecuencia  advierten y demuestran; a veces hasta con empalagosa extravagancia;  que el mundo tal como le conocemos  se acabará, es decir, como destello o fogonazo en un  instante  desaparecerá.   Este apoteósico y no menos trágico  escenario que anuncia las crónicas de una sentencia final, no sólo demanda sino que exige,  una interpretación más sensata y austera,  ya  que la licenciosa ciencia del hombre persiste en contar  siempre sus verdades a medias tintas.

Este año que es el cierre de un periodo de dos décadas o  katún 13, signado así  en el calendario del sabio pueblo de los Mayas, presagia sí el fin del mismo, mas no de la tierra o madre Gea que por largo tiempo, sin dejar de ser dadivosa, ha soportado hasta en sus propias entrañas la inclemencia y deshumanización de la humanidad; fruto de su propio narcicismo exacerbado que no aminora la marcha de su constructo ególatra: la sociedad del consumo capital.  Es la misma humanidad qué, inserta en su trabajosa desidia tan aterrizada y preocupada; quien abandona su propia naturaleza mientras absorta en su multitudinaria admiración olvida todo valor y virtud, y por consiguiente lo que le es esencial, la conciencia, el amor  y la espiritualidad.      

Es entonces, la especie humana quien está en riesgo, le ha llegado la hora de su recuento y de la marcha unida en el sendero del despertar de la conciencia. La Madre Gea, entrará en profundas transformaciones que a través de millones de años ella solamente ha sabido tolerar y  que son la orquestación de grandes  cambios y actividades que se dan en conjunto en  todo el cosmos,  es decir, nuestro vecindario que en el antropocentrismo se suele tanto olvidar.  No resulta en vano que los hombres que dicen ser de ciencia envíen sondas a lugares próximos, y que con aparatosa dificultad les alcanza; para monitorear día y noche la actividad de nuestra estrella más cercana “Sol” y  que es conocida  también como ORS.  En el justo momento,  cuando se encuentra en uno de sus máximos solares o periodos de alta actividad coronal. Estos hombres de ciencia tímidamente han comenzado a demostrar recientemente cómo las emisiones de masa coronaria influyen inexorablemente sobre la actividad volcánica y sísmica de la tierra, esto por citar un caso concreto.    

La humanidad hace parte de todo un engranaje cósmico,  es una gota de agua dentro de un gran océano, por lo cual todos los fenómenos que se producen en el universo no son ajenos a nuestra condición humana, las estrellas nos hablan cada noche, pero pocos alzamos la mirada, la luna nos habla cada mes, pero pocos entendemos su lenguaje, el sol nos revela misterios cada años, pero pocos los descubren, ahora se acerca un mensaje del centro de la galaxia, ¿tu estas dispuesto a recibirlo?. Es tiempo inminente de valorar la riqueza que se nos ha dado, que la libertad subyace en una vida de respeto a las leyes de nuestro mundo natural.

V.S. KÓPIJES 

Extraído del boletín informativo : GAIA edición  1 junio 2012